El Túnel de la Línea, el Más Largo de América Latina

¿Túnel de la Línea? ¿Túnel Darío Echandía? ¿Túnel Andrés Uriel Gallego? En vísperas de la inauguración de la obra que pasará por debajo del ‘Alto de la Línea’, en la Cordillera Central, han surgido los interrogantes de cuál será el nombre oficial.

Este viernes 4 de septiembre, el Presidente Iván Duque Márquez pondrá en operación el Túnel de la Línea, una de las obras de infraestructura más importantes para la competitividad del país.

El nuevo Túnel de la Línea, que conecta los municipios de Cajamarca (Tolima) y Calarcá (Quindío), contó con una inversión superior al $1 billón.

Esta monumental obra, con una longitud de 8,65 kilómetros que atraviesan la compleja Cordillera Central, se convierte en el túnel carretero más largo de América Latina y en la obra más representativa de la ingeniería colombiana.

Para lograr este objetivo, el Instituto Nacional de Vías (Invías), entidad adscrita al Ministerio de Transporte, desarrolló un minucioso y disciplinado plan estructurado por fases para determinar las obras a ejecutar y dio como resultado una doble calzada de 30 kilómetros entre Cajamarca y Calarcá, con 31 viaductos, 25 túneles y 3 intercambiadores viales para atravesar la cordillera Central.

El Túnel de La Línea es parte de una vía estratégica para impulsar la economía y competitividad del país que, al reducir costos de operación, y busca una mejor comercialización de productos que pasan por el puerto de Buenaventura, el principal sobre el Pacífico. Además, comunicará en menor tiempo ciudades capitales del suroccidente como Cali (Valle del Cauca) o Armenia (Quindío) con Bogotá.

El Jefe de Estado hará un recorrido por las obras entregadas en compañía de la Vicepresidenta Marta Lucía Ramírez, la Ministra de Transporte, Ángela María Orozco; el Director de Invías, Juan Esteban Gil, y los gobernadores de Tolima, Ricardo Orozco Valero, y de Quindío, Roberto Jairo Jaramillo.

De acuerdo con el Presidente Duque, el Túnel de La Línea es la obra de infraestructura más importante en la historia de Colombia y se convertirá en un símbolo de la capacidad del país para salir adelante en momentos difíciles.

Al resaltar que el Túnel de la Línea hace parte de la estrategia del Gobierno de concluir, concluir, concluir, el Mandatario ha recordado que proyecto “se demoró casi una década para llegar al 56 por ciento y, en dos años, nosotros hemos llegado al 44 por ciento de la obra, para entregársela al país y mostrarle que esta es una de la obras más importantes  de nuestra historia”.

Así mismo, explicó que durante casi un siglo se habló de salvar el difícil paso por la Cordillera Central para agilizar el transporte entre el centro y el suroeste del país, y llegó a afirmarse que esa obra era inviable por condiciones geológicas.

“Fíjense lo que son las cosas: el  proyecto que se  entrega se convierte en el túnel más largo  de América Latina y el Caribe. Y se entrega en medio de una situación que es difícil, como es esta pandemia”, manifestó.

Por ello, según el Jefe de Estado, la terminación del túnel es “un símbolo  de nuestra resiliencia, de nuestra verraquera, de nuestro empuje como país”.

“Eso va a representar mucho para el Tolima, va a representar mucho para la competitividad del país, va a representar mucho para el Eje Cafetero, va a representar mucho  para el sector transportador”, ha expresado el Mandatario a pocos días de inaugurarse la megaobra.

Túnel de La Línea ‘Darío Echandía’

Así mismo, el Jefe de Estado ha anunciado que el Túnel llevará “el nombre de un gran tolimense, pero, sobre todo, de  un gran colombiano, de alguien que creyó en esta en esta iniciativa y que fue, además, y ha sido símbolo de lo que es el ejercicio sin vanidades y de desapego por el poder, que es Darío Echandía”.

El político y jurista Echandía (1897-1989) nació en la localidad tolimense de Chaparral y ocupó la Presidencia de la República.

Igualmente, explicó que durante la inauguración el Gobierno Nacional rendirá un homenaje a los trabajadores que han participado en el proyecto, entregándoles un certificado, firmado por el Presidente de la República, donde consta que ellos han sido los héroes que han construido la obra más importante de la ingeniería colombiana.