EL PICADOR COLOMBIANO ANDERSON MURILLO UNA HISTORIA DE ORO Y PLATA

El Mundo del Toro Recuerda a Anderson Murillo en su Aniversario

 

 

Por: J.J.VALENCIA

 

El picador monteriano, Anderson Murillo, hizo historia en las principales plazas del mundo por su coraje, su ímpetu y su valor. Al final de tan duras faenas taurinas, debió lidiar un cáncer de medula que terminó con su vida un 29 de junio del 2019 a la 01:15 de la madrugada. La noticia corrió por las redes sociales. Los medios de comunicación no dieron espera. Recuerdo que el crítico taurino don Manuel Moles de la cadena Ser, fue uno de los primeros en anunciar, sobre las 8:30 de la tarde del 28 de junio, lo que para el momento era una falsa noticia. Las redes sociales se precipitaron a hacer eco, corriendo como corren las malas noticias. Don Manolo se disculpa… pero horas más tarde se dio a conocer la realidad del deceso del profeta a caballo: “Anderson a muerto”. Una noticia que marcó el mundo del toro en el festejo dominical. En la Plaza de Toros de la Ventas se lidiaban toros de la ganadería de Partido de Resina y San Martín, el segundo Bis con un cartel de confirmación de alternativa del torero de Colmenar Viej, Miguel de Pablo, Sánchez Vara y el francés Mac Serrano, cuando se dio un minuto de silencio. Un minuto de silencio siguió por esos dias en las plazas del mundo donde se celebraban festejos taurinos. Muri” nació un 1 de Marzo de 1945 en las sabanas de la costa atlántica colombiana. Anderson Anacrionte Murillo Arteaga fue uno de los picadores colombianos más resaltados de la torería mundial. Cursó sus primeros años de escuela en su tierra natal Montería, Córdoba. Fue bautizado en tierra de vallenatos, folclor, pachanga y ganado criollo. Zona de levantarse temprano a ordeñar, de gente trabajadora y ante todo aficionada a los toros bravos, relucidos en sus tradicionales corralejas.  Anderson Murillo que quiso ser boxeador,  por razones económicas  se desempeñó como lustrabotas. Años después, influenciado por su hermano medio, Melanio Murillo Machado,  “Mela”, se lanzó a soñar con la ilusión de ser picador de toros. Hablando del otro murillo, de Melanio, podemos decir que fue un gran picador en el territorio colombiano. Siempre estuvo a las órdenes de grandes figuras del toreo como Pepe Cáceres, Curro Romero, El Cordobés, Paco Camino, entre otros. Melanio fue conocido por su carácter, un hombre que se ganó el respeto por su recia forma de ser, hasta el momento de su muerte en el año 96. Anderson crece en numerosa familia con doña Etelvina  su mamá, y hermanos: Eliana Murillo, Gamaliel Gutenberg Murillo, Luz Mila Cecilia Murillo Arteaga,  y Emerson Alejandro Murillo Arteaga, quien también llegó a ser matador de toros. Es pues, una familia con carácter taurino y ante todo con disciplina. Después de la muerte de su padre, más exactamente el 3 de octubre del 65, a Anderson Murillo se le cruza por su mente la posibilidad de salir de Montería. Melanio, su hermano, le insistió en viajar a la capital colombiana, Bogotá D.C. Tras hacer maletas y antes de aceptar consejos, otros vientos lo desviaron. Viajó primero al circo de Caracas, donde vivió grandes experiencias al lado de los hermanos Girón. Manejó la cuadra de caballos de dicha plaza, siendo hombre de confianza en la torería venezolana. Allí se dio a conocer por toreros, empresarios y ganaderos, hasta que logro viajar a España a bordo de una embarcación de la Flota Mercante Gran Colombiana.  Al término del trasiego de altamar, arribó a puerto valenciano.  Encontró una España aún Franquista, en la que uno de los personajes y estrellas más importantes eran los toreros y el papel cauché. En ese 1971 se logró posicionar al lado de toreros que estaban haciendo campañas en las diferentes plazas de la península ibérica como El Puno, Jorge herrera, Enrique Calvo “El Cali”, Rafael Gómez “El Pollo”, Joselillo de Colombia, entre otros. Así tuvo su inicio en España, como torero a caballo. Fue un hombre con disciplina deportiva, constante con su labor profesional. Hizo que su carrera fuera cada día más intensa, fijándose en los mejores profesionales del toreo.

“Muri”, como le decían a Anderson en el mundo taurino, se destacó por su carácter, una personalidad que siempre dejó en los ruedos. “Muri” con más de cuarenta y cinco años de profesión dejó a Colombia en todo lo alto por su altivo empeño. Fue un hombre coloquial y de humor. Como todo buen costeño, cuando compartía con sus amigos bromeaba, todo era en risas. Recuerdo la perdida de uno de sus dedos de la mano derecha. Le gustaba el vermut y siempre hablaba nada más que de toros. Le gustaba largar, era sincero, era  amigo de los amigos, un hombre servicial. Después de torear cada tarde, “Muri” analizaba su desempeño con el toro y el de sus compañeros. La mentalidad que tenía era estar a la altura del compromiso, tratando de aventajar. En cada actuación si no salían las cosas como las planeaba se confrontaba; y si por algún motivo algún compañero no estaba en condiciones no se arredraba para decírselo de frente. Era pues de un carácter desaforado en el oficio, inclusive al paso de los años.

“Muri” se casó con Mary Rojas el 24 de marzo de 1979, fortificando el hogar con dos hijos : María Patricia murillo Rojas, la primogénita y Anderson José murillo Rojas.

El picador colombiano tuvo la oportunidad de estar en la cuadrilla de toreros de renombre como el maestro Julio César Rincón Ramírez. El diestro César Rincón lo recuerda por su profesionalismo y su dedicación, al concebir lo difícil que era encontrar a un picador que estuviera a la altura de los toreros de a pie. En su preparación física “Muri” se hacía fácilmente a la amistad de los ganaderos que, al entronizar tentaderos iba invitado su torero, el maestro Cesar Rincón. Para estar a su altura y exigencia en cada compromiso ponía una milla de más en su entrenamiento. “Muri” gustaba hablar del maestro Rincón por su disciplina y ante todo por su valor e inteligencia para colocarse ante cada astado que le correspondía en suerte cada tarde. “Eso sí que tiene mérito” decía refiriéndose a su maestro. “Muri” recordaba anecdóticamente con sumo agrado aquel viaje a México con el torero Julio Cesar Rincón, cuando recibieron la Invitación de Mario Moreno, “Cantinflas”. En esa ocasión, don Mario Moreno le regaló un par de zapatos, que lució con agrado y orgullo.

Después de muchos años toreando con quien fuera el número uno del mundo, el picador colombiano pasó a órdenes de Luis Francisco Esplá.  A partir de allí, la vida le cambia a Anderson Murillo Anacrionte Arteaga. En un San Isidro del 2001 fue muy recordado cuando levantó los aficionados del tendido de la Plaza de Toros de las Ventas. Esa tarde toreaba a órdenes del maestro Luis Francisco Esplá, un toro de nombre Bodegón Herrado con el número 139 con un peso 529 kilos de la mítica ganadería D. Victorino Martin. Ojalado, muy abierto de Pitones “cornipaso” segundo toro de su lote; caía esa tarde una leve llovizna o tintinea como también se dice en castellano, el picador colombiano se prepara a recibir a Bodegón el torero alicantino le deja el toro en su tercio y “Muri” pone una vara en todo lo alto y vuelve Esplá a colocar el toro. Repite “Muri”, mueve la cabalgadura cita el toro de largo y logra colocar un puyazo en todo lo alto y el público le premió con una fuerte ovación que le obligó a saludar desde el tercio. Fue una tarde donde el picador colombiano y el torero alicantino dieron la vuelta al ruedo para la historia. Un picador colombiano en una de las mejores presentaciones en la semana torista de ese San Isidro del 2001. Anderson Murillo se destacó llevándose los trofeos de esa feria como mejor picador. “Muri” no dejó de recibir felicitaciones de toreros y amigos esa noche; también le llamaron de otros países de la torería mundial, en especial de su patria, Colombia.

En diciembre del otoño del 2009 “Muri” y su señora esposa, doña Mary Rojas, salen de España a Bogotá a pasar unas cortas vacaciones. Al llegar por un inesperado quebranto de salud, doña Mary es internada en una clínica de la capital del país, falleciendo unos meses  después.  A Anderson le dio muy duro la partida de su señora esposa, su fiel amor que lo acompañó por 40 años.   Anderson logró pensionarse en España. Tenía un buen piso en la Sierra madrileña, precisamente en Galapagar donde terminó su  sosegada vida. “Muri” mencionaba permanentemente a la “comadre”, con la que disfrutaba de la vida en familia, a parte de sus amigos como don Diego Ramos, Ávila, un mozo de espadas colombiano, afincado en España , Juanito Márquez, mozo de espadas del maestro César Rincón, Martha Morales, la sastre, una paisa de corazón grande. También estaban en su baraja amigos y empresarios como el doctor Felipe Negrhet Mosquera, el padre de César Rincón, don Gonzalo Rincón, Alfonso Marín, Miguel Escobar, el federal don Pablo Vecera “El Calicá” y muchos más que se quedan entre el tintero.

“Muri” prepara su viaje para Colombia con planes de partir el día 27 noviembre de 2018. Pero el insospechado destino cambió al realizarse unos chequeos de rutina antes partir. El médico de cabecera encuentra algo que merece un análisis con mayor profundidad.  Siguiendo recomendaciones el 7 de noviembre se presenta en el hospital Puerta de Hierro de Majada Honda. A  partir de ese momento su vida comienza a cambiar. Al reconfirmar el diagnostico lo internaron de Inmediato. “Muri” vio pasar su vida vertiginosamente ante sus ojos. Se inundó en llanto, incrédulo del dictamen médico: cáncer de médula espinal. Siguiendo el protocolo hospitalario lo aíslan en la tercera planta oncológica por estar bajo en defensas. Inicia un tratamiento en la habitación 302. Psicológicamente, el tratamiento oncológico fue de hondo impacto al comenzar las quimioterapias y las transfusiones de sangre. Al mirarse al espejo observa el notable deterioro, las fuerzas no eran las mismas, percibe su pérdida de peso y caída de cabello. Aunque vive momentos de angustia, en lógica perspectiva, también tuvo chispazos de optimismo. Pensó salir de la difícil lucha contra el cáncer,  “el toro de lidia” más duro de toda su vida. Así pasaron 90 días, acompañado de sus hijos y de amigos y en especial de su amiga la doctora Elvira Gutiérrez. Al recibir el alta salió del Puerta de Hierro para descansar en su casa. Era época de invierno, en medio de la soledad de su viudez. Cada día más débil, la muerte lo seguía. Las defensas fueron bajando cada tres por dos. Tras pasar unos días en casa se complicó y de nuevo al hospital de siempre para no volver a salir.

“Muri” se fue dejando un gran legado como persona y como torero. En medio de la lucha de su fulgurante vida mostrando el tesón. Le echaba raza a todos sus empeños, fijándose en los ejemplos de vida cercanos para aventajarse. Tenía “casta bravía”. Era un hombre con una condición física de largas caminatas, con su amigo y torero Antonino Briseño. Un venezolano que lo entendía y le seguía sus caprichos. Le acompañaba en algunas salidas de campo, al camino de Santiago, caminatas por la sierra madrileña, entre otras.

“Muri” tuvo entereza hasta el último momento en que su vida se estaba apagando. No olvidaremos sus gestos, su manera de morir  en su debilitamiento paulatino hasta ese 29 de junio del 2019 a la 01:15 horas de la madrugada. El hombre que mostró el oro y la plata en los ruedos del mundo dejo de respirar. Hoy, lo recordamos en el panorama mundial taurino: Colombia, Venezuela ,España, Portugal, Francia, México, Ecuador, Perú. En el año 2004 en Shanghái, China, junto al matador Gabriel de la Casa, Empresario donde dejó impresionado al público por un fuerte tumbo que sufrió al caer del caballo.

Anderson Anacrionte Murillo Arteaga 1945 -2019  vivirás por siempre  en una historia de oro y de plata.

No te puedes perder el Podcast del Director, Alejo Correa Actor Colombiano en Historias Inolvidables de Valencia Stereo

ALEJO CORREA, UN DIRECTOR Y PRODUCTOR  DE CINE COLOMBIANO  CON ESCUELA.

 

Me

considero proactivo, responsable y comprometido con mi trabajo. Soy creativo y con sensibilidad social. He trabajado en campos sociales y de comunicación durante varios años. He sido creador de contenido audiovisuales, redactor, director de comunicaciones para agencias digitales y por muchos años actor de cine y TV en Colombia con reconocimiento por series y proyectos cinematográficos.

He trabajado como director de cortometrajes, documentales y ayudante de dirección y producción. He escrito y dirigido más de 13 cortometrajes siendo seleccionados en varios festivales de Cine. He sido director de formatos de TV para canales como RCN, City TV, TV3, entre otras.

En el 2008 escribí el libro “Entre el crudo y la cruda realidad”, proyecto de investigación entre la frontera colombo- Venezolana a raíz de la explotación petrolera y el impacto social generado.

En comunicaciones he coordinado campañas y planificado estrategias de marketing para empresas y clientes importantes a través de mi experiencia en agencias digitales.

Actualmente me desempeño como director de cine con proyectos que adelantó a través de Acdis Films, empresa que he fundado en el 2010 como marca personal y estoy en desarrollo para rodar mi primer largometraje en Co-Produccion .

FLASH Informativo La Comunidad Valenciana registra un muerto y diez casos de coronavirus en las últimas 24 horas

La Comunidad Valenciana ha registrado en las últimas 24 horas un muerto por coronavirus en una residencia, diez nuevos contagios y 80 nuevas altas, que elevan a 14.242 el total de personas curadas desde el inicio de la pandemia.

Según los datos facilitados este viernes por la Conselleria de Sanidad, en estos momentos solo hay 85 personas ingresadas en hospitales por COVID-19, de las que 7 permanecen en la UCI.

El total de contagios confirmados por pruebas PCR se eleva a 11.451 en el territorio y a 2.056 los casos activos, lo que supone un 11,5 % del total de casos detectados, mientras que el número de fallecidos desde el inicio de la pandemia es de 1.467 personas.

Las altas a pacientes de coronavirus multiplican por 8 a los nuevos casos detectados en las últimas 24 horas y ya son 14.242 las personas curadas, 1.677 de ellas en la provincia de Castellón, 4.929 en la de Alicante y 7.630 en la de Valencia, a las que hay que sumar otras 5 correspondientes a desplazados.

En cuanto a casos positivos nuevos, por provincias no se ha registrado ninguno en la de Castellón, donde hay un total de 1.596; ha habido 2 en la provincia de Alicante (3.950 en total); 7 en la provincia de Valencia (5.900 en total) y 1 más no asignado a ninguna provincia. Por otro lado, hay que sumar también 4 no asignados de días anteriores.

El número de altas de profesionales sanitarios es de 2.272 y el número total de positivos en profesionales en estos momentos es de 498.

Del total de 1.467 fallecimientos desde el inicio de la pandemia, 227 se han producido en la provincia de Castellón, 732 en la de Valencia y 508 en la de Alicante.

El número total de pruebas llevadas a cabo para la detección del coronavirus han sido 409.089, de las cuales 292.327 han sido a través de PCR y 116.762 mediante test rápido.

Residencias de mayores

A día de hoy hay algún caso positivo en 36 centros (7 en la provincia de Castellón, 8 en la de Alicante y 21 en de Valencia).

En las últimas veinticuatro horas se han producido positivos entre seis residentes y ninguno entre los trabajadores de los centros, en uno de los cuales se ha producido el único fallecimiento.

Además, en estos momentos, se encuentran bajo vigilancia activa de control sanitario 27 residencias en la Comunitat Valenciana: 8 en la provincia de Castellón, 8 en de Alicante y 11 en la provincia de Valencia.

Valencia Stereo celebra el día del padre en Colombia y también se celebra en Perú y otros países del mundo el tercer domingo de junio

Aunque el espíritu de esta importante fecha es uno solo, su celebración difiere según el país, sus costumbres y tradiciones. Aquí te presentamos una serie de datos sobre el Día del Padre que tal vez no conocías.

Una de las fechas más importantes del calendario anual es, qué duda cabe, el Día del Padre. Y aunque para honrar y respetar al hombre más especial de la familia no se necesita de una jornada en particular, pues eso debe hacerse durante todo el año, en la mayoría de los países existe una fecha especial para llevar a cabo ese tributo.

En el Perú, el Día del Padre se celebra el tercer domingo de junio, al igual que en Argentina, Colombia, Chile, Costa Rica, Cuba, Ecuador y México, entre otros países de América Latina, Norteamérica (Canadá y Estados Unidos) y Europa.

No obstante, existen otras naciones en las que la festividad del Día del Padre se desarrolla en otras fechas, obedeciendo, en la mayoría de los casos, a su cultura y tradiciones.

¿Cuál es el origen de la celebración del Día del Padre?

Aunque existen diferentes versiones sobre el origen de esta fecha, la que más se menciona en diferentes textos es la que tiene como protagonista a Sonora Smart, una estadounidense que, en 1909, al ver que su progenitor era padre y madre para ella y sus hermanos, quiso rendirle un homenaje a todos los hombres que se esforzaban por sacar adelante sus hogares pese a las dificultades.

En un principio, la mujer quiso que el Día del Padre se celebre el 5 de junio, justo en la fecha de cumpleaños del autor de sus días. Ella consideraba que todos los padres como el suyo – que era viudo -, que luchaban día tras día para darles a sus hijos una mejor vida, merecían recibir un tributo por su entrega y sacrificio.

Sin embargo, esto no se dio sino hasta 1966, cuando el entonces presidente estadounidense, Lyndon B. Johnson, firmó una proclamación para que el Día del Padre se celebre en su país cada tercer domingo de junio.

En países como España, por ejemplo, el Día del Padre se celebra el 19 de marzo, fecha que coincide con una celebración muy importante en el calendario religioso católico: el Día de San José, el padre adoptivo de Jesús de Nazaret.

¿En qué fechas se celebra el Día del Padre en el mundo?

En el Perú y otros países latinoamericanos como Argentina, Colombia, Chile, Ecuador, México, Panamá, Paraguay, Puerto Rico y Venezuela, el Día del Padre se celebra el tercer domingo de junio, siguiendo la fecha establecida en Estados Unidos.

El 19 de marzo, en honor a San José, la celebración tiene lugar en países como Bolivia, Croacia, España, Honduras, Italia, Portugal y Suiza, entre otros.

Países como El Salvador y Guatemala lo celebran el 17 de junio, mientras que en Nicaragua y Polonia es el 23 de junio; en Uruguay el segundo domingo de julio; en República Dominicana el último domingo de julio; y en Brasil, el segundo domingo de agosto.

A la lista de países que celebran el Día del Padre el tercer domingo de junio se suman Canadá, República Checa, Reino Unido, Japón, Francia, Grecia, Irlanda, Jamaica, Países Bajos, Turquía, entre otros.

¿Cómo se celebra el Día del Padre en el Perú?

El de este 2020 será un Día del Padre diferente por la pandemia del coronavirus. Debido a que el estado de emergencia aún está vigente hasta el 30 de junio, los papás se verán obligados a celebrar dentro de casa para respetar el confinamiento.

Aunque no se podrá salir a la calle para ir a almorzar a un restaurante o pasar un día al aire libre, existen algunas opciones interesantes como para hacer de esta jornada una fecha inolvidable.

Pedir la comida preferida de papá por delivery o comprarle esa prenda que tanto quería, son dos alternativas válidas para engreírlo y hacerle vivir un día más que especial, sobre todo si se encuentra rodeado de sus seres más queridos.

Habrá otros padres que prefieran leer un buen libro o ver su película favorita en Netflix, mientras que no pocos, seguramente, querrán estrechar los lazos familiares practicando algún juego de mesa o realizando divertidas dinámicas con sus hijos.

Yo me llamo Raphael en Valencia Stereo y sus Historias Inolvidables

Édgar Mellán era la cuota manizaleña en Yo me llamo. Él se presentó al reality como émulo de Raphael, en audición en Pereira, donde fue el primero en clasificarse en el Eje Cafetero, con las interpretación de las canciones Digan lo que digan y Qué sabe nadie. “El jurado me solicitó que cantara Escándalo y gracias a ese tema musical me dijeron que sí me llamaba Raphael”, contó.

En Bogotá estuvo con 66 artistas más durante seis días, pero solo clasificaron 32. Mellán fue eliminado después de interpretar En carne viva. “No sé que pasó, al final de la audición Jairo Martínez me dijo que había logrado imitar al personaje sin parodiarlo, mientras que Amparo Grisales y Luz Amparo Álvarez, manifestaron su complacencia por mi presentación. No recibí ninguna explicación, porque mi voz es igual a la de Raphael, sale natural”, expresó.

Mellán tiene 50 años y desde los 13 años imita a su artista favorito, asegura que a ese edad estaba con su madre escuchando un especial de Javier Solís y Raphael por la emisora Radio Manizales, y desde ahí empezó a interpretar temas musicales como Ave María, Yo soy aquel, En carne viva, Estar enamorado, Frente al espejo y Desde aquel día, entre otros.

Según Mellán los favoritos para ganar los $500 millones en la segunda temporada del concurso del canal Caracol son José José, Héctor Lavoe, Julio Jaramillo, Paloma San Basilio y Alci Acosta.

Mario César Restrepo Escritor Manizaleño le escribe al COVID-19 que se escapo de un Laboratorio de Biotecnología

2020, AÑO CORONADO. Por: Mario César Restrepo Velásquez
Asomaba en el planeta con su inocencia cronológica el año 2020, año de
los gemelos, según la fake news de la profecía de Nostradamus. Cómo
siempre ha sucedido en la historia de la humanidad en ese trayecto
cósmico de cambio, parecía morir un 2019 con sus vicisitudes globales y
nacía para fortuna de muchos y tormento de otros, un 2020 para reescribir
las promesas incumplidas y replantear nuestras imperfecciones para
afrontar mejor la vida. Pero lo insospechado, inimaginable, inverosímil,
estaba mutando para hacer su macabra aparición a principios de 2020;
dicen unos, que de un mercado de vida silvestre, otros, que se escapó
accidentalmente en un laboratorio de biotecnología. Como quiera que
hubiera sido, lo real si es que, la génesis del “virus coronado”, covid-19,
surgió en la trepidante ciudad de Wuhan, capital de la provincia de Hubei,
China. Para la generalidad de los habitantes lejanos a la hipocondría, o con
bajo nivel de concientización de fenómenos de salubridad global, este
coronavirus no iba ser más que una gripa un tanto más fuerte que la
convencional y se podía combatir, a parte de los analgésicos,
bombardeando nuestro organismo con un arsenal de alimentos ricos en
defensas naturales. Pero la amarga realidad comenzó a inundar los
diferentes medios de comunicación con dantescas noticias de muerte y
desolación. No fue sino a partir de la declaratoria de pandemia a principios
de marzo definida por la OMS y la posterior encerrona obligatoria en casa
ordenada por los gobiernos que, revolucionó nuestra mente hasta el punto
de concebir este nuevo orden mundial como un parteaguas de nuestro
momento en la tierra. En su desesperado silencio el planeta gritó. Se bajó
la cortina de la productividad y se le echó cerrojo a la economía hasta
nueva orden. A los hoteles, plazas de mercado, almacenes, restaurantes,
bares, discotecas y grandes centros comerciales, dejaron de llegar los de
siempre, la fiel clientela que paga el arte del “bien hecho, bien servido y
bien atendido”, encimando generosa sonrisa. Las fábricas a menos de
media marcha con algunos de sus diligentes operarios ausentes de la línea
de producción. Las ejecutivas y ejecutivos, oficinistas de sastre y corbata, o
de casual vestir, retomando su saber hacer en el impensado mundo del
teletrabajo. Desolados quedaron también del bullicio y el alegre tropel los
salones y pasillos de las universidades, colegios, escuelas y jardines, con
sus regentes de enseñanza acogidos con sus familias reinventándose en la
conectividad. Y aquellos seres marginados, dueños de las desérticas
calles, sin cobijo y nulas posibilidad de aislarse, esperando con estoicismo
una mano dadivosa o un Gobierno apegado a la Constitución, responsable
de sus desamparados. En el vértice de esta lucha frontal contra el
coronavirus, “blandiendo la espada de Damocles”, están nuestros héroes
de “blanco atuendo”: médicos, especialistas, enfermeras, camilleros y
operarios de servicios, hombres y mujeres en cada uno de los honrosos
oficios y profesiones, que con su sacrificio y entrega, aportan hasta la vida
misma para paliar el brote de la enfermedad.
El mundo sigue girando en crisis y los percentiles del virus en cada rincón
del orbe en permanente frenesí mostrando sus letales estadísticas de
muertes vs infectados, y las también esperanzadoras cifras de recuperados
vs infectados; ni qué hablar de las variables macroeconómicas que entran
en depuración y necesaria recuperación mediante un delicado proceso de
“cuidado intensivo”. Entre tanto, a tres meses de la declaratoria de
emergencia, mientras nos sacudimos de ese letárgico encierro, con las
alacenas agotándose y nuestros cuerpos ganando peso, debemos de una
buena vez apuntarle a la resiliencia. Debemos reinventarnos con
inteligencia. Conocer al máximo nuestras potencialidades para reforzar las
que aun perteneciéndonos, permanecen dormidas, y pulir para llegar a la
perfección las que nos caracterizan y nos pueden dar ventaja. Así, pues,
ante la consabida problemática que está fluyendo sin control mientras
continuamos con este cívico aislamiento, hemos de asimilarnos en
constante búsqueda del “sueño americano”, pero ahora en Patria propia, en
el suelo que pisamos, combinando múltiples destrezas para incontables
necesidades surgidas antes, durante y pos pandemia.
Las costumbres de interacción con en el entorno social y familiar, tanto en
oriente como en occidente y sin caducidad a la vista, será en cierto sentido
frívolo, sin contacto alguno, distante y hasta semi-incognito si se quiere, por
el uso permanente del tapabocas. Lejanos quedaron esos abrazos a los
padres en visita de domingo, al hermano, al amigo, que nos hacían
sentirnos vivos y especiales para alguien, con la tibieza de un cuerpo y un
corazón palpitante, o el simple apretón de manos, con la fuerza de la
lealtad. Pero mientras esto pasa, porque habrá de ser historia como todas
las epidemias de la humanidad, desbrozaremos cada día con nuestro
círculo íntimo de convivencia, como se nos venga en gana, el placer de su
grata compañía sin reservas ni prevenciones.

La Beca, novela de Mario César Restrepo Velásquez es por definición una novela colombiana.

Reseña del libro la beca

La Beca, la novela de Mario César, la utiliza en la primera acepción de la RAE: Rolando Avirama Ocoró, “[…] indígena nasa de genética racial híbrida con abuelo afrodescendiente, color melanina oscuro y ascendencia paterna paez, nasa y guambiano”; “Leyder Mena, joven de raza negra, diez y nueve años de edad, descendiente de cimarrones legítimos” y Mariano Muchavisoy, indígena inga de veinte años, habían ganado una beca para estudiar inglés en la lejana India, país del Taj Mahal y de un oceáno de gente de más de mil millones de habitantes. El tiempo de la novela es el año de 2007.

Los jóvenes se encuentran en la Capital y ese encuentro hay que verlo, no como el encuentro de tres personajes protagónicos, sino como de tres culturas que se juntan en una ciudad y en un aeropuerto que teje, como una ruana multicolor, todas las culturas que los valles, las depresiones y las alturas dejan florecer en un país múltiple, heterogéneo y, por ello, sugestivo e interesante.

Eso es la novela, la posibilidad de hallar sucesivos paisaje y encuentros, solo explicados por la diversidad cultural. Allí se generan las tramas que, a través del libro, suceden en un ir y venir de acontecimientos.

Pero no solo de culturas que conviven en el paisaje hermanado de Colombia. Es el encuentro con una cultura lejana que nos va descubriendo, poco a poco, como corriendo un velo, el desfile de indumentarias y vestidos drapeados al estilo del sari femenino o el dothi masculino.

Ese encuentro se da en un largo viaje intercontinental. De allí la riqueza, en la novela, de paisajes y personas.

Ello explica, también, la aparición de un río de términos y vocablos que el lector empieza, con facilidad a navegar. Remará, leerá pasando su vista por la Nueva Delhi y claro, por la Vieja Delhi, por el Gran Bazar y pronto las palabras nuevas tomarán vuelo: karma, bindi, bhang, abdul, en fin.

Creo que vale la pena pensar una tesis del, también, manizaleño Silvio Villegas. En alguna oportunidad El Leopardo decía que hasta escribiendo de agricultura se puede hacer poesía. En el caso del novelista y de nuestra novela, quiero decir que en Mario César y en su novela La Beca, el lector encontrará buenas metáforas, metonimias y excelentes comparaciones.

Rememos por algunas de ellas. Describiendo una mujer moribunda, el novelista nos dice “Se presentía su conversación con la muerte, que pronto habría de alcanzarle, quizás al final del recorrido sin rumbo”. Refiriéndose al Sol nos dice: “El Sol no asomó ni a calentar su temores”. Y en relación con un diálogo dice: “Le respondieron con el único idioma común de toda la Humanidad, con el lenguaje del corazón”.

Esta novela, hecha con poesía, trama, descripción y relato del bueno le fue naciendo, poco a poco, a Mario César Restrepo Velásquez. Él es su autor.

Lo conocí por intermedio de un querido amigo, mi alumno, de todos los tiempos, Wilmer Chávez. Él, que conoce mis delirios por la edición de libros, al pasar por Bogotá, vive en Canadá, me llamó para decirme que había un autor y una novela que estaban en busca de editor. foto-mario-cesar

Mi comunicación con Mario César fue inmediata. Por su voz supuse que no era de Bogotá. Que sus pasos andaban los territorios paisas. Que por lo menos había un carriel y un bambuco merodeando  al escritor.

Así fue. Supe que a los cinco años llega a Manizales de la mano de su familia que había decidido transitar los 52 kilómetros que los distanciaban de Aranzazu, donde el niño había

Nacido masticando el abecedario de las buenas palabras.

Supe que, al igual que muchos otros poetas, como Luis Vidales y el mismo León de Greiff, era profesional en carreras que aparentemente no se nutren de la metáfora, ni de la metonimia. Supe que era contador. Además, especialista en Finanzas Públicas.

Me dijo, también, que era un encarnizado participante en concursos literarios. No me dijo cuántos había ganado, ni aún se lo he preguntado. Lo cierto es que, creo, que con la publicación de La Beca, se gana el mejor de los concursos, el concurso de su público lector a una obra que, de seguro, la llevarán a todos los rincones de sus destinos. Eso me parece maravilloso.

El Boricua Gilberto Santa Rosa y su nuevo Disco, en conjunto de la Orquesta Sinfónica de Caldas

El cantante Gilberto Santa Rosa estaba iniciando su nueva gira musical, cuando la pandemia del COVID-19 paralizó el mundo. De un día para otro, todos sus proyectos quedaron detenidos y tuvo que comenzar a acoplarse a una nueva rutina, alejado de los escenarios y del público.

Para una persona como él, acostumbrada a un ritmo de vida activo, entre viajes, giras y entrevistas, esta pausa impuesta por el coronavirus ha sido un tiempo de reflexión, de creación, de sumergirse en la música y repasar momentos vividos en su carrera.

“Yo soy amante de la nostalgia y, aunque hay gente que dice que lo que pasó pasó y se acabó, a mí me gusta recordar las cosas que pasaron, tanto las que viví y las que no viví. En este tiempo he podido buscar y redescubrir cosas incluso de mi carrera que yo no recordaba y con eso me he divertido mucho”, relató en entrevista por vídeo con El Nuevo Día desde su casa en San Juan, donde pasa estos días de cuarentena.

Quizás por eso, cuando la Orquesta Sinfónica de Caldas, en Colombia, lo invitó a realizar una colaboración virtual para combatir estos tiempos y le pidió una sugerencia musical, recordó enseguida el tema “Canta Mundo”, popularizada por Tito Rodríguez, uno de sus grandes ídolos, y de quien guarda una gran colección de discos y artículos.

Tanto los músicos, como el director de la Orquesta de Caldas, Leonardo Marulanda, acogieron la propuesta y se puso en marcha la grabación del tema, que se realizó a distancia con el arreglo musical de Oscar Fernando Trujillo. Esta nueva versión estrena hoy, viernes, con un vídeo musical el cual fue grabado utilizando las herramientas virtuales.

“Ese tema lo escuché por primera vez cuando tenía 10 años y siempre se me quedó en la cabeza. Tito Rodríguez lo grabó en el marco de un show en vivo y siempre me llamó la atención por lo que decía y por el ambiente en el que fue grabado. Más tarde, gracias a mi relación personal y artística con mi querido hermano Chucho Avellanet, la llegamos a cantar juntos en varias ocasiones. Cuando me hicieron esta nueva invitación, me llegó ese título por arte de magia. Y es genial porque es una canción bien esperanzadora, de mucha unidad, muy acorde para estos tiempos”, relató el intérprete.

Esta sería la tercera ocasión en la que Gilberto Santa Rosa colabora con la Orquesta Sinfónica de Caldas. Tan reciente como hace dos meses llevaron a cabo dos conciertos de salsa sinfónica en Bogotá, surgiendo una química y complicidad musical que dieron paso a esta nueva colaboración.

Grabar el tema fue todo un reto para el vocalista, quien realizó su parte desde su hogar con una maqueta de lo que sería la versión final del tema. “Es interesante porque cuando escuchas el resultado final dices ‘wao’. Luego ves el vídeo con los muchachos tocando desde sus casas y es algo muy bonito, mágico. Siendo con una orquesta sinfónica (de sobre 50 músicos), yo creo que el tema se reviste de algo muy particular”, narró, toda vez que dijo que lo más complejo para él fue el imaginar y crear la emoción y energía que sería interpretar el tema con los músicos de frente.

Piensa en un concierto “en vivo”

Al preguntarle si esta colaboración le despertó las ganas de hacer una presentación “en vivo”, dijo que eso “está pendiente”. “Estamos ponderando qué presentar, cuándo presentarlo y una preocupación mía personal es hasta dónde la tecnología me va a permitir hacer algo con calidad. Eso es un reto que tenemos tecnológicamente hablando, pero tengo fe de que ya pronto podamos anunciarle al público que tenemos un concierto de los famosos ‘live’. Ojalá que pronto lo podamos hacer”, compartió.

Por lo pronto, el artista sigue de cerca toda la información que surge con respecto al coronavirus, con la esperanza de que “tengamos un poco más de norte”, sobre todo en Puerto Rico. “Estamos un poco perdidos en términos de información de cómo vamos a ir entrando poco a poco en una normalidad, claro, hasta donde se pueda normalizar”, opinó.

“Salsa rabiosa”

Una de las cosas que lo mantiene entusiasmado en medio de esta situación es el lanzamiento de una nueva producción que espera lanzar en algún momento de este año y en el que contará con múltiples colaboraciones de amigos cantantes y músicos. Se trata de un proyecto que lleva siete años preparando y que constará de clásicos musicales.

“Es un disco de salsa rabioso”, afirmó. “Es un proyecto que originalmente yo había hecho para mí donde juntaba a músicos y amigos cantantes y hacíamos versiones nuevas de canciones muy viejas. Creo que el disco tiene dos o tres canciones originales y todo lo demás son versiones de música de esa que me aprendí cuando tocaba en orquestas y con gente de la que aprendí mucho. Es música de los 50, 60 y 70, con arreglistas y músicos exquisitos”, adelantó sobre este trabajo musical que constará de 20 temas musicales y 17 colaboraciones.

“Creo que es un buen disco para este momento porque ahora tenemos tiempo disponible para escuchar 20 canciones”, dijo entre risas. “El disco está simpático y espero que la gente lo disfrute mucho”, concluyó Santa Rosa, quien entiende que será el próximo año cuando retomará su gira musical y sus presentaciones artísticas, donde finalmente podrá reencontrarse con su público.

Valencia Stereo Celebra el día de las Madres este 9 de Mayo

El Día de la Madre es una festividad que se celebra en honor de las madres en gran parte del mundo, en diferentes fechas del año según el país.

Las primeras celebraciones del Día de la Madre se remontan a la antigua Grecia, donde se le rendían honores a Rea, la madre de los dioses ZeusPoseidón y Hades. Posteriormente los romanos llamaron a esta celebración Hilaria cuando la adquirieron de los griegos. Se celebraba el 15 de marzo en el templo de Cibeles y durante tres días se realizaban ofrendas.12​ Con la llegada del cristianismo se transformaron estas celebraciones para honrar a la Virgen María, la madre de Jesús. En el santoral católico el 8 de diciembre se celebra la fiesta de la Inmaculada Concepción, fecha que los católicos adoptaron para la celebración del Día de la Madre.12

En Inglaterra hacia el siglo XVII, tenía lugar un acontecimiento similar, también relacionado con la Virgen, que se denominaba Domingo de las Madres.2​ Los niños concurrían a misa y regresaban a sus hogares con regalos para sus progenitoras. Además, como muchas personas trabajaban para gente acaudalada y no tenían la oportunidad de estar en sus hogares, ese Domingo se le daba el día libre para visitar a sus familias.234

Sin embargo el origen contemporáneo de esta celebración se remonta a 1865, cuando la poeta y activista Julia Ward Howe, organizó manifestaciones pacíficas y celebraciones religiosas en Boston, en donde participaron madres de familia que fueron víctimas de la Guerra de Secesión.5​ Ella propuso establecer un día especial como una forma de reconciliar a las partes en conflicto. Por esa misma época, Ann Jarvis, activista de Virginia, viendo el éxito de las convocatorias de Howe, organiza también reuniones, en donde las madres se reunían para intercambiar opiniones sobre distintos temas de actualidad.678

Las reuniones por el Día de la Madre continuaron de manera regular durante los siguientes años. Howe continuó trabajando por otras vías por los derechos de las mujeres y por la paz.9​ El 12 de mayo de 1905 Ann Jarvis fallece,12​ su hija Anna Jarvis para conmemorar su fallecimiento cada año organizaba un Día de la Madre cada segundo domingo de mayo. En 1907 Jarvis comenzó una activa campaña para que la fecha tenga reconocimiento oficial que fue extendiéndose a todo el territorio de los Estados Unidos5​ tomando como base la demanda de Howe. Jarvis empezó a escribir a personalidades influyentes de la época para que apoyaran su petición. Finalmente el reconocimiento oficial llegó en 1914, con la firma del presidente Woodrow Wilson reconociendo oficialmente el Día de la Madre.125

¿Cuáles son los síntomas más comunes de covid-19?

En este episodio, el doctor Elmer Huerta da un vistazo a estudios sobre los síntomas comunes del coronavirus. A medida que transcurre la pandemia, se han conocido nuevos síntomas, como la pérdida del olfato o del gusto. Pero, ¿cuáles son los síntomas más comunes en las personas afectadas con la enfermedad? Según el estudio de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de China –el más grande sobre el covid-19 hasta la fecha–, el 81% de los encuestados no presentó síntomas de la enfermedad o fueron muy leves.